Y qué tal si comienzo otra vez?

Retomando la administración del blog me encontré con un perfil que uno debe describir de sí mismo. Yo había puesto unas cosas que se referían a mi vida en el 2008. Ahora, pues me ha tocado reescribirlas; acá va:

En mis cuarentas con toda, aventurando, aprendiendo; de profesión abogada, mamá de dos chicas maravillosas, chica de un guapetón caballero. También hija, hoy en día empleada, empleadora, antes era fanática del diseño en general (gráfico, de interiores, industrial) pero lo abandoné en la carrera por hacer muchas cosas a la vez, ex – amante de los gatos por cuestiones de alergia. Lidio con asuntos menores de salud, busco ser organizada pero no lo logro tanto y tengo algunas habilidades y “oportunidades de mejora” muy identificadas. Trabajo en conocerme y en el proceso, aún me sorprendo.

Sobretodo de los arcoiris

 

Este es mi nuevo blog 😉 Vamos a ver si funciona

 

Anuncios

Y el resumen de los últimos…. casi 2 años ya? (tipo marconi)

1. Mi Bella Sonriente, sigue tan bella como siempre, tan dulce y tan rosada como nunca. Sigue muy muy rosada. Acá una foto de la ceremonia de navidad en el Cole el año pasado.

Imagen

2. Después de mucho pensarlo y pensarlo y pensarlo, finalmente el año pasado nos mandamos al agua y decidimos tener otro hijo. Si no era ahora no era nunca. El embarazo fue incómodo (pero sano). A mi no se me dan nada bien los embarazos. El parto fue doloroso, pero los ojos de la nueva Bella Elisa, valieron la pena mil millones de lamentos anteriores.

Imagen

3.Nada como la experiencia de ver a dos hijos, juntos, hermanos. Mi corazón palpita de emoción, se me sale del cuerpo cuando veo a la Bella Grande ver con emoción a la Bella Chiqui.

Imagen

4. Mis ínfulas de independencia se concretaron. Y bueno, después de lágrimas y otros padeceres, la oficina de abogados que con mucho esfuerzo monté en asocio con otra persona, ha dado sus  frutos y hoy en día se oye nuestro nombre por aquí y por allá, y concluyo que tomé la MEJOR decisión de mi vida.

5. Entre esto y aquello han pasado otras muchas cosas. Ahora tengo muchas ganas de escribir sobre mi experiencia con Elisa, la lactancia, la forma como he asumido nuevamente este rol, los miedos que he tenido, los que se han quedado y esos que se desvanecieron por falsos, infundados… Poco a poco pondré mis pensamientos en orden.

Chinchin

 

 

 

 

Cuánto tiempo!

Breve nota a mis fantasmales seguidores para anunciar mi regreso a las lides del bloggererio o bloggerismo o como se diga. He tenido nueva hermosa bebé y muchas, muuuuuchas cosas que decir. Volveré, y no  me demoraré tanto. Chinchin

Proyecto tres: Alas de Hada

Además del Teatrino y del Castillo, y como la Bella solo quiere ser rosada, princesa y hada, todo a la vez, otra tarde de sábado gris bogotana, agarramos nuestra china, nos montamos en las bicis y nos fuimos para la Calle 53, conocida por los Bogotanos por ser la de las ventas de cachivaches, jullerías y maricadas a granel, y compramos un stock de baratijas, incluyendo piedras “preciosas”, tules, medias veladas, flores falsas y otras vainas. Paramos también en una ferretería, compramos alambre, cortador, y cinta aislante blanca.

Mientras mi familia dormia en una tarde lluviosa, yo, hacendosa, me puse las gafas, puse músiquita (Cerati, para no olvidar a mi ídolo amado y esperado) y le hice a la Bella las alas que a continuación presento con orgullo, que además de lo lindas que quedaron, tienen un sistema de rack que se ajusta al tamaño del niño.

La foto no es de la mejor calidad por que fue tomada con la blue berry como diría una amiga que de tecnología, nada de nada.

Ahhhhh!!! Que tal!!! Y eso que soy abogada!

Proyecto dos: Un castillo

Siguiendo nuestra tradición de hacer juguetes en casa, como es el caso del Proyecto No. 1, el teatrino que aún hoy utilizamos regularmente, esta vez, o mejor, hace un par de meses, en una tarde nos metimos, en familia, a hacer un nuevo proyecto: Un castillo para la princesa rosa. Debo la foto de como quedó, pero para concluir, lo forramos de papel kraft y la Bella y los vecinos lo han ido decorando con sus dibujos.

El resultado: la Bella es la envidia del edificio. Y se lo goza!

Mi hija es…

…Rosada. Principalmente rosada. Se pone hebillas, balacas, vestidos. Odia los pantalones. Es sonriente y consentida. Sueña con príncipes y castillos.

Mi hija, es, repito, principalmente rosada. Y yo que siempre he sido oscura… odiaba los colores pastel, las flores en los textiles, los vestidos y los tacones. Los moñitos, las hebillas, las balacas.

Ahora que veo a esta maravillosa personita decidiendo que solo se viste con vestidos, preferiblemente rosados, y que se quiere hacer colas de caballo, y poner balacas, y hebillas, todo al mismo tiempo, y que se cuelga collares, anillos, y diademas de juguete, la veo y pienso que el rosado es hermoso en ella. Ahora soy fan del rosado por ella.

La Bella se debió llamar Rosita, como me dijo alguna vez una amiga. Ella es rosada…pero también moradita, con flores:

La Bella limpia

La Bella y yo estamos arreglando un poco la casa. Ella agarró su trapitos de clorox, y comenzó a limpiar, con una destreza que me ha dejado asombrada.
De pronto heredó una que otra de mis obsesiones.