PARA LA BELLA – DEL PASADO (III)

Como esto de bloggear se ha vuelto un vicio, y como no voy a escribir el fin de semana, porque me vuelo de paseo a uno de esos maravillosos pueblos de tierra caliente de mi país, dejo este texto que escribí hace más de un año, antes de que la Bella naciera.

La metodología, igual que las anteriores noticas del pasado para la Bella: en otro color el texto del pasado, en negro el texto actual…

No lloren tanto como yo, jejeje.

Enero 3 de 2007

Bella preciosa,

Han pasado ya casi 34 semanas desde que comenzaste a existir y no más de 30 desde que supimos de tu existencia. Estos meses contigo dentro de mí han sido tiempos de gran aprendizaje y felicidad. También de temores, claro.

Yo nunca estuve muy segura de querer tener hijos. La verdad, nunca lo pensé seriamente, tal vez porque nunca encontré a nadie con quien me proyectara de esta manera. Fue con tu papá con la primera persona en toda mi vida con quién discutí esta posibilidad. El se moría de las ganas de tener un hijo, y hasta ahora no he encontrado prueba de amor más grande que el simple hecho de que te digan que quieren tener un hijo contigo. (Tal vez nadie me habia querido tanto).

Decidimos pues, que lo intentaríamos y fue así como, después de como 4 años de vivir juntos, dejé de cuidarme, y así pasó el tiempo; yo no quedé embarazada y tomamos entonces la decisión de adoptar un bebé. Nos preparamos para eso y comenzamos a concertar citas con casas de adopción. Fue entonces cuando el 19 de junio de 2006 supe que estaba embarazada, sólo unas semanas después de haber cuadrado las primeras citas, y desde el primer momento sentí una infinita felicidad. Yo ya sospechaba porque tenía un  pequeño retraso. Cuando lo confirmé con una prueba de droguería, le conté a tu papá, le conté a mi mamá, le contamos a todo el mundo!!!! Nos dió mucha felicidad. Tu papá estaba en una reunión de esas muy importantes, y lo llamé pero no me contestó. Entonces le mandé un mensaje de texto y a los dos segundos me llamó.

Desde entonces y hasta ahora mi prioridad has sido tu. Como nunca antes en mi vida, que ha sido algo díscola, me volví consciente de mi cuerpo, de lo que hace daño y de lo que me hace bien. Qué comía, cómo dormía, cómo me movía, todo se volvió importante, porque de eso dependía tu bienestar.

En la primera ecografía que tuvimos, había un renacuajito de 8 milímetros!!!! Pero yo ya ví un ser humano, a mi hija o hijo, aún no lo sabía. Con cada nueva ecografía, partícipábamos más de tu desarrollo; comenzamos a ver piernas y manos, luego el cuerpo completo y sus movimientos. Te hicimos una ecografía en 3D para tratar de ver tu carita y hay una imagen en la que pareciera que nos estás saludando con una sonrisa preciosa!!! Mira:

antonia-maruri_5.jpg

Esa es la imagen que tengo en mi computador en la oficina, que miro cada rato y que tengo en la nevera de la casa para verte mientras desayuno.

Tengo miedo ahora por primera vez, porque ya se acerca el día en el que mi vida cambiará para siempre. Tengo miedo de no ser todo lo que tu necesitarás o esperarás de mi.  Tengo miedo de extrañar esos “privilegios” que da el no ser responsable más que de uno mismo. Tengo miedo de no tener la capacidad para educar con el objeto de convertirte en un ser humano bondadoso, con criterio para tomar decisiones, responsable de sus acciones, etc.. todas esas cosas que uno quisiera que los hijos sean.

Pero también siento que tengo frente a mi el más maravilloso reto que se me va a presentar en la vida. Quiero darte alas para que  busques tus sueños, cualquiera que estos sean. Quiero mostrarte el mundo tal y como es, para que siempre tengas información suficiente para tomar tus propias decisiones. Quiero darte todo el amor del que soy capaz, porque estoy convencida que el amor todo lo puede. (tu me convenciste, antes tenía mis dudas)

Vas a llegar a una familia que te espera ansiosa: tu papá te adora, te espera desde mucho antes de que comenzaras a existir. Creo que se va a morir de la emoción y del amor cuando te vea. Siento que su relación contigo es aún un poco ambigua porque sólo ve una barriguita y tiene sólo una expectativa. Yo, en cambio, siento todos los cambios de mi cuerpo, te siento mover todos los días, siento cuándo te da hipo, se cuándo estás dormida, te pongo música y se que te tranquiliza. Pero desde ya, él te adora.

Tu abuelita C. está como marrano estrenando lazo. Todos los días te compra algo nuevo, está pendiente de tu cuarto, de todo. Todos los días me llama a preguntar cómo amaneció la Bella, cómo estoy yo, si estoy comiendo y durmiendo bien. Es la mayor ilusión que ha tenido en mucho tiempo. Está feliz.

Tu abuelo A.C. es otro cuento. Ojalá lo puedas conocer bien porque es un tipo maravilloso, con muuuuuchas historias que contar; pero es reservado y tímido. Siempre ha sido muy afectuoso con los niños, y creo que tu vas a ser su adoración.

Mi hermano S. está lejos y triste porque no ha podido participar de tus primeros días en mi barriga como él quisiera. Quiero verle la cara cuando te vea; se va a morir de amor.

Mi querida hija la Bella Sonriente, quize escribir hoy el preámbulo de mi amor por ti. Me muero de ganas de conocerte, de abrazarte y besarte, de verte dormir. Cualquier sacrificio será pequeño comparado con la emoción que desde ya siento de saberte pronto con nosotros. Procuraré escribirte frecuentemente. Algún día, te daré todas estas noticas y espero que te sirvan para entenderme mejor.

Desde ya te pido perdón por las fallas que cometa, por las cosas que no te pueda dar. Ten la seguridad que haré siempre mi mejor esfuerzo por hacerte feliz.

Mamá.

Uffff!!!!! No había leido esta carta desde que la escribí, y debo confesar que lloré tanto! Dudé mucho en si debía o no publicarla, porque es muy personal, muy íntima. Pero decidí hacerlo porque esto de escribir se me ha vuelto como lo que me imagino que para los creyentes es un confesionario, me aliviana. No tengo muchos amigos y ciertamente con muy muy pocos hablo de estas cosas, así es que en el anonimato depronto funcione como una válvula de escape.

Lloré. Lloré mucho leyendo y volviendo a escribir todo esto. Estuve muy tentada a cambiar algunas cosas, pero me abstuve porque creo que debe quedar como salió.

Mis sentimientos hacia mi hija solo se han purificado, pero no han cambiado. La vida ha cambiado mucho desde el momento en que escribí estas palabras, que en un primer instante, estaban solo pensadas para ella, y en realidad lo siguen estando, solo que ahora las comparto. Pero son para ella.

Mis miedos y temores siguen latentes, porque ahora, más que nunca, me doy cuenta de lo imperfecta que soy. La Bella nació en un hogar que la esperaba con ansias, que solo le ha dado amor. Me pregunto, cómo será la vida para esos niños que vienen al mundo sin el más mínimo deseo de sus padres de traerlos, sin amor…. cómo será?

Anuncios

2 Respuestas a “PARA LA BELLA – DEL PASADO (III)

  1. La maternidad nos lleva a reflexionar tantas cosas… especialmente todas las relacionadas con ninios, con todos los ninios.
    Muy linda tu carta, y la historia pre-concepcion de la Bella. Que bueno que este rodeada de tanto amor y que los haga tan felices. 🙂

  2. hOLA!!soy mamá, tengo 15 semanas y aun mi entras escribo estas lineas estoy llorando como si fuera mia……sabes? soy primerisa y aún no estoy muy familiarizada con lo q es el emabarazo pero esta carta no sabes lo que me ayudó a sentir, sentirlo….sentirlo dentro de mi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s