PARA LA BELLA – DEL PASADO (IV)

En otros post, acá, acá y acá, he trascrito cosas que le escribí a la Bella durante el embarazo. No fueron todas… algunas se quedarán para el baúl de los recuerdos de ella.

Ahora comienzo a trascribir las cosas que escribí después de su nacimiento. Acá va la primera entrega:

Feb 22, 2007

Amada A.

Ya estás con nosotros, por fin! Después de 38 semanas y media de embarazo y de seis días en cuidados intesivos, estás con nosotros y la alegría que siento, que  sentimos todos, es tan grande que casi no he tenido el valor de sentarme a escribir lo que siento; pero quiero contarte primero cómo fue tu llegada.

Naciste el lunes 12 de febrero a las 5:42 de la tarde bajo el signo de Acuario (no tengo ni idea qué signifique eso), en la clínica Santafé. Fue un día muy muy soleado y caluroso.

Mis contracciones comenzaron el domingo, pero de manera suave. Llegamos a las 7 de la mañana a la clínica y allá ya estaba mi mamá, ansiosa y feliz. Nos registraron y nos pasaron a tu papá, a la enfermera que nos asistió en el parto y por supuesto a mi a un cuarto individual en el que haría el trabajo de parto.  A las 9:30 me pusieron oxitocina para acelerar el trabajo y a las 11 ya necesité la epidural porque las contracciones eran muy fuertes. Una vez tuve la epidural, el trabajo fue suave pero laaaargo o por lo  menos eso creí yo.

A las 5 ya el deseo de pujar era demasiado fuerte y había llegado el momento. Todos los temores y angustias que sentí por la llegada de este instante desaparecieron en ese momento y por alguna razón, que probablemente sea instinto de supervicencia, me sentí más fuerte que nunca, capaz de todo. Tu papá estuvo presente todo el tiempo y se portó como un gran valiente. Siempre se ha dicho que las mujeres son unas duras por pasar por el parto, y yo creo que es así, pero también creo que los hombres que asisten en los partos de sus hijos son unos valientes, porque no es un evento muy romántico, así se diga eso.

El parto resultó corto pero difícil. Yo tenía músculos y tejidos muy fuertes y para tí fue difícil el paso por el canal. Fue tanto tu esfuerzo que expulsaste el meconio y se fue para el estómago. Ante esto, el doctor M. tuvo que utilizar instrumentos para asegurar que salieras muy rápido, y mientras tanto tu papá y la enfermera presionaban mi estómago mientras yo pujaba.

Finalmente naciste y te vi. TE VÍ!!!!! Por fin te pude ver, pero fueron unos segundos solamente, demasiado cortos, y te llevaron, ya no me acuerdo de ese mometo… estaba tan cansada y adolorida! Contigo se fue tu papá y el médico pediatra y conmigo se quedaron la enfermera y el Doctor M. Una  vez se terminaron todas las demás cosas que le hacen a uno (la placenta, los puntos, la limpieza), me pasaron a la sala de recuperación, donde vomité hasta el primer tetero (efectos de la anestesia).

Sólo hasta las 12 de la noche pude verte y estabas en la sala de neonatos, con cables y sondas por todos lados, en una incubadora. Este es en realidad la primera imagen que guardo de ti en mi memoria:

        dsc02001.jpg

Fue una mezcla extraña de sentimientos: estaba tan feliz de verte, pero tan triste de no poderte tener entre mis brazos! y verte así, tan pequeñita y tan fuerte, aguantando todo eso como una leona… mi corazón estaba tan apretado…

Esa noche y la siguiente estuve en la clínica contigo y pasé la mayoría del tiempo en la sala de neonatos, mirándote. No te podía alimentar porque estabas entubada; me tocaba tratar de sacar algo de leche para que se comenzará a estimular la producción.

Al día siguiente de tu nacimiento te quitaron el oxígeno y eso era una buena señal. Seguiste con la sonda que sacaba cosas de tu estómago, hasta  el miércoles que te quedaste sólo con el suero y comenzaste a tratar de comer de mi, pero no podías, no succionabas bien. Por eso te pusieron otra vez la sonda para alimentarte. A la media hora, sin embargo, me llamó el Doctor M. para contarme quetu te habías arrancado la sonda!!!! (Será alguna muestra de tu personalidad???) y entonces debía bajar para tratar de alimentarte. Hiciste un buen esfuerzo, aunque tocó complementar con tetero.

Yo regresé a casa el miércoles en la noche con un inmeso hueco en el corazón por haber tenido que dejarte en la clínica. Le pedía a tu papá a cualquier hora de la noche que llamara a averiguar cómo estabas. El viernes saliste a cuidados intermedios y el sábado 17 de febrero finalmente saliste de la clínica y ese fue el segundo día más feliz de mi vida, porque el primero fue el día en que naciste.

Esta es la primera foto en TU casa:

     dsc02084.jpg

 HERMOSA!!!!!!

La felicidad de tu papá fue también inmensa. El sufrió a la par conmigo; salía a trabajar muy temprano, llegaba al medio día a la clínica, y se quedaba conmigo hasta las 8 de la noche que era la hora en que regresabamos a casa. Me cuidaba mucho y apesar de que trataba de ser el fuerte, sabía que sufría con todo esto.

Y ahora, como en los anteriores posts del PASADO, en negro mis apreciaciones de hoy sobre lo que pasó ayer:

  1. Es increible pero es cierto eso que me contaron muchas mujeres con las que hablé de esto: ya no recuerdo nada; ni el dolor, ni la incomodidad, ni nada. No estoy preparada para tener otro hijo aún, pero ya no me parece tan terrible como me pareció los primeros 2 o 3 meses. Recuerdo, sí, como si acabara de ocurrir, la ansiedad de no tener a mi hija conmigo, la tristeza de haber regresado a casa sin ella; el dolor que me dió verla tan indefensa en un cuarto ilumiado día y noche, al lado de bebés más y menos enfermos que ella. Eso me dolió. Ahora la veo tan hermosa, tan llena de vida, tan alegre, que no puedo dejar de pensar que me he ganado la lotería mayor; aunque me estoy descapitalizando a un ritmo desenfreando, jajaja!
  2. Ahora, mis opiniones con respecto al parto: No es un evento romántico ni bonito: Es sangriento y es doloroso, pero es IMPRESIONANTE lo que puede hacer el cuerpo de la mujer. Lo hacen millones de millones de mujeres, todos los días del año, cada segundo, y no por eso deja de ser un evento INCREIBLE, pero no bonito (mi opinión).
  3. Ese amor a primera vista que me dijeron que sentiría… pues no lo sentí. Mi amor hacía mi hija ha sido trabajado y se ha reforzado con el tiempo. Alguna vez en una sesión con mi sicoanalista, él me dijo que este tipo de sentimiento es común en las mujeres que no pueden por algún motivo establecer un contacto íntimo con sus hijos en el primer momento, como me ocurrió a mi. Al principio me sentía mala, malísima madre, porque pensé que no la quería!!! qué equivocada estaba. Hoy la veo y no puedo con todo este amor.
  4. Por último por hoy:  Todos los libros que leí, todos los blogs, que leí, toda la información que recibí, procesé y digerí fue muy muy útil… para estar tranquila. Pero la realidad es que el instinto afloró de una manera sorprendente y yo era capaz de dar una lectura completamente distinta a la de los demás con respecto a algunos comportamientos de mi hija, pero además, una lectura acertada, sin ninguna experiencia previa… El instinto existe, está en los genes, en el corazón y en el alma.

Esta es mi hija hoy, una Bella Sonriente: 

  img_3732.jpg

Anuncios

4 Respuestas a “PARA LA BELLA – DEL PASADO (IV)

  1. Qué mejor nombre podías usar para tu hija “Bella” realmente lo es y mucho.

    Ya te había visitado (por el blog de Virginia) pero no había comentado. Me gustó mucho leerte y ya volveré con más tiempo para seguir conociéndote.

    Te pongo en mis links.
    Cariños desde Chile.

  2. gracias Mamac!!!!! me encanta recibir nuevos visitantes; y gracias por las palabras bonitas para mi hija!

  3. Tu hija agradecerá estos “apuntes del pasado”.
    Y me he sentido identificada con que puede haber mujeres que se sientan madres en el instante que ven a su hijo, pero en mi caso aprendí a ser madre. A pesar de que adoraba a mi hijo tuve que aprender a conocerle… el instinto materno no apareció de repente sino que lo fui creando. No sé si es esto lo que querías decir con “Ese amor a primera vista que me dijeron que sentiría… pues no lo sentí. Mi amor hacía mi hija ha sido trabajado y se ha reforzado con el tiempo.”

  4. Ainhoa, es eso. Para mi la Bella fue una completa desconocida, y no entendía nada de lo que me trataba de decir, y si lo entendía, era como si me lo estuviera diciendo un extraño. Pero también es que el amor que hoy siento por ella, no es el mismo que sentí al principio. Al principio era más la necesidad de protegerla y de saber que estaba bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s