Amor a primera vista (Francoise )

Leia en un post con el mismo nombre que escribía Francoise, a grandes rasgos, que ella no había sentido ese amor desbordado que nos dicen que sentiremos cuando vemos por primera vez a nuestros hijos. Y entonces yo le decía que había buscado por todos lados en este blog dónde carajos yo ya había escrito sobre el mismo tema, y cómo había descubierto que nunca lo he escrito para el público sino para mi yo, y que lo he hablado muchas veces.

Y como el tema me pareció tan relevante para mi, decidí escribir este post y robármele a mi oficina los 15 minutos que tardaré escribiéndolo .

Yo ya había dicho en algún lugar que nunca me vi como madre, nunca sentí ese deseo que sienten muchas mujeres de serlo, nunca quise ser ama de casa, nunca nada de eso, un poco en respuesta reaccionaria a lo que viví en aquel colegio del opus dei del que BENDITO SEA EL CIELO, me echaron un buen día.

En cualquier caso, M. quería tanto tener un hijo que pues, como muchas decisiones en mi vida, dije: “listo!” sin pensarlo tanto, y hasta que quedé embarazada casi 2 años después, no volví a pensar en el tema (masticarlo, digerirlo, procesarlo y producir una conclusión sobre lo que significaría ser madre). En fin…

Quedé embarazada, y si pensé apartir de ese momento mucho en mi bebé, en el futuro, en lo que sentiría cuando lo/la viera, en el amor de madre, yatayataytata.

Nació la Bella – 12 de febrero de 2007 nació la Bella, después de un trabajo de parto medianamente fácil pero de un parto muy muy complicado, en el que tuvieron que sacarla de urgencia porque había expulsado el meconio, y en el que yo era angosta y no salía fácil, y con instrumentos y en fin…

Cuando nació, yo estaba muy adolorida porque la anestesia había dejado de hacer efecto en la mitad del parto y por la urgencia no me pudieron poner más, y la Bella no podía respirar bien, y se la llevaron y yo la vi unos segundos con los ojos hinchados (los mios, por el esfuerzo, supongo por que no recuerdo haber llorado), pero estaba en otro tema, estaba en el tema de salir del parto. Con A. se fue el papá M. y yo me quedé sola solita sola porque en ese mismo instante estaban naciendo 11 niños más y solo había 3 ginecólogos de turno. Cuando alguién se acordó de mi, yo ya no era más que un trapito, ni podía hablar.

La Bella estaba en cuidados intensivos con M, y a mi me pasaron a recuperación y solo hasta la media noche, 6 horas después la pude ver, en una incubadora, con cualquier cantidad de artificios para que respirara, y con sondas que salían, (o entraban, según como se quiera ver) de la boca, para alimentarla y sacarle el meconio que se había tragado.

Así fueron mis siguientes 7 días: Yo en mi apartamento por las noches, adolorida , y en el día, todo el día, en cuidados intensivos de neonatos, sentada en un h.p. flotador para que no me dolieran los h.p. puntos de mier…. mirando a esa cosita, tratándo de alimentarla cuando al fin me dejaron, pero en general, solo mirándola. Esto era sola porque no dejaban entrar sino a los papitos (como dicen las enfermeras de las salas de neonatos), M, trabajaba hasta el medio día y en ese momento se volaba para allá, y mi madre, toda una santa, esperaba, todo el día en la sala de espera (para nada distinto que para darme apoyo moral, la muy hermosa)

Ese fue mi encuentro con la Bella Sonriente. Esos primeros meses fueron duuuuuuuros, muy duuuuuuros. Yo he sido muy dormilona siempre, y ese cuentico se acabó. En la casa estaba casi todo el tiempo yo sola, con la persona que me ayuda con el aseo, pero sin ninguna posibilidad de tener conversaciones coherentes. Ni siquiera cuando A. se dormía podía yo dormir, porque si bien soy dormilona, me cuesta trabajo quedarme dormida, así es que no me daba tiempo.

Quieres saber más? sigue leyendo

Y los meses pasaron y yo sentía una inmensa necesidad de protegerla, de cuidarla, de que estuviera bien, pero ese amor amor amor, no lo sentía como yo había esperado, como me habían dicho.

Y eso fue así como hasta el quinto mes. En ese momento, por otras razones, comencé terapia con un gran maestro del sicoanálisis acá en Colombia…. tenía que resolver algunos asuntos con los que yo solita no podía. Y uno de los muchos temas que tratamos en esas sesiones fue este, precisamente.

Le dije yo ese día: “Me siento horrible, miserable, soy una mala mamá, no quiero a mi hijaaaa buhhhhhhh” y lloré. Lloré 30 minutos, que me costaron 100.000 pesos a razón de 200.000 la hora con este personaje. Lloré 100.000 pesos.

Y en los sigueintes 30 minutos, por los otros 100.000 pesos me dijo lo siguiente: “Mirá tu, el nexo con los hijos no es algo que venga prestablecido para todas las madres. EL nexo con los hijos no es un valor agregado de la maternidad. Para muchas mujeres, el nexo con los hijos nace apenas los ven, o incluso antes, pero no es porque esté genéticamente diseñado de esa forma, sino porque algo en sus cabezas ha determinado que sea así: su educación, sus experiencias pasadas, su nivel de telenovelas en la cabeza, en fin. A muchas mujeres ese nexo se les desvanece cuanco ven al hijo por primera vez, después de haber sentido ese inmenso amor por el bebé que viene y que está en el vientre.

En tu caso, el vinculo que pudo existir se rompió, porque te la quitaron, y te la quitaron durante los primeros días que son tan importantes para el recién nacido como para la mamá. Y te tocó comenzarlo a construir, y lo seguirás construyendo por el resto de tus días”

Palabras más, palabras menos, eso me dijo mi terapeuta. Y fue una buena inversión esos 200.000 pesos. Igual que todos los demás que saqué para que me oyera y para que de vez en cuando abriera la boca y me botara una de esas perlas que aún hoy estoy masticando, digiriendo y procesando.

En todos los casos es distinto. Hay tantas situaciones como personas en el mundo y profetizar y doctrinar y sermonear acerca de cómo deben ser las relaciones entre padres e hijos y más aún, cómo debe sentir uno lo que siente es insensato e irrespetuoso, por decir lo menos.

Lo que si puedo decir es que, si al igual que Francoise, o yo, otras mujeres se han sentido culpables por no sentir esos amores hollywoodenses que nos dijeron que TENIAMOS que sentir cuando vieramos a nuestros pequeñines, es posible que no exista ninguna razón para estar alarmados. Lo que si creo que es importante en estos casos, es construir de manera consciente esa relación. Irla armando con el tiempo. Tomársela con calma, muy muy despacio, un día a la vez. El amor nace porque nace, y si no nace, pues alguna razón habrá y será necesario buscar las respuestas.

 

Anuncios

13 Respuestas a “Amor a primera vista (Francoise )

  1. SALUDOS A LA MAMA DE LA BELLA Y a la pequeña Bella:

    Identificadísima en muchas cosas, entre otras en el sentimiento enorme de ser madre como tú, abogada como tú, soñadora como tú.

    Aunque también me diferencio principalmente en que no poseo la vista ni la terraza que tienes tú desde tu pent-house; sinembargo:

    Pasé igual por la sicoterapia hace tres años, valor sesión 140.000 (hace tres años), me ayudo resto, y ´si aún digiero esas perlas de racionalidad. Me hubiese gustado continuar la sesión en el diván pero por falta de money tocó posponer, pero igual los rollos de infancia siguen allí.

    Hoy con tres Daniela, Luciana y Valeria creo que por momentos necesito a GRITOOOOS la sicoterapia; sinembargo el amor de madre exorcisa muhcas veces el dolor las ansias y el trajin del corre corre diario.
    Saludos
    Dsrojas

  2. Yo también dejé la sicoterapie por que no tengo esos 200.000 de más para sentarme a charlar 45 minutos a la semana, pero me hacen falta. No tengo muchos amigos con quienes hablar de algunas cosas, y por eso este espaico es tan importante para mi.
    Gracias por pasarte, nuevamente!

  3. Yo también pienso que se aprende a ser madre, que el amor por los hijos va creciendo y forjándose día a día. Con mi hijo me costaba saber qué quería los primeros meses. Lloraba tanto y sentía que me quería decir algo y yo no entendía. Con el tiempo fue surgiendo el vínculo especial e indestructible (espero). Mucha gente me decía que lo que yo sentía no era normal. Que todas las madres tienen ese instinto, pero ya veo que no soy el único bicho raro.
    Con mi hija fue todo más fácil al principio. A lo mejor es importante pasar las primeras horas junto al recién nacido. Con mi hija pude hacerlo y pasé mucho rato a solas con ella, nada más nacer. Pero a mi hijo se lo llevaron a neonatología y sólo lo vi 4 horas después de nacer.

  4. Hola, me hubiera gustado leer tu comentario, pero imagino que estara entre todas estas lineas que escribiste. Si, en realidad es asi, cada quien tiene y actua en su vida de acuerdo a sus circunstancias y todo pasa diferente para cada pareja madre-hijo. Yo, por ejemplo tuve un parto superlindo, queriamos tenerlo en el agua, pero como tu, tambien soy angosta y al final del trabajo de parto cuando ya habia dilatado todo y llevaba 30 min pujando, hubo que salir de la banera para realizar una episotomia, duro, pero nada comparabale con lo tuyo. Yo tampoco quise nunca ser madre, ni esposa, ni ama de casa, ni nada, yo me imaginaba como una solterona gastandome la plata en algun yate en el mediterraneo… jaja.. pero el amor llego y despues de mucho pensarlo y planearlo, llego Luciano (es un poco largo, pasate por mi blog y lees la entrada pequenas frustraciones, si tienes tiempo). El hecho, es que lo esperabamos con mucha ansiedad y emocion y en el parto hicimos un trabajo de 3, pues mi esposo estuvo todo, todo el tiempo conmigo, el fue el partero, mas que las enfermeras, fue hermoso!!! y a pesar de todas esas buenas circunstancias, yo no me enamore de mi hijo en el primer instante. Pero yo creo que eso tiene que ver con un pasado muy mio y muy interno. Asi que, bueno ya paso, ahora, como lo dije antes, no me cabe tanto amor en este cuerpo, sera engordar!!jaja Que comentario tan largo no? lo siento.

  5. Se me olvido contar que Luciano estuvo encima de mi desde el momento en que salio, pasamos toda la noche acostados juntitos, a el no lo banaron ni lo cambiaron ni nada; solo me lo qutaron 2 minutos mientras el papa lo llevaba a pesarlo y medirlo, dormimos los dos abrazaditos, llenos de sangre y pegotes de placenta (suena escatologico, pero en realidad fue hermoso) y papa en otra cama al lado y claro, de sentir, sentia muchisimas cosas, lo duro fue llegar a la casa, pues aca no habia timbre para llamar las enfermeras cuando yo no sabia que hacer..; en fin… ni siquiera ese primer contacto logro que yo sintiera ese amor a primera vista que crei iba a sentir. Yo sigo insistiendo, yo sentia muchas cosas y lindas, pero no ese AMOOOOOR.

  6. Para mi esta pasando de alguna manera al reves, y lo explico. En un principio nunca me plantee nada, llegaron mis hijos y el apego y enamoramiento fue instantaneo. Ahora hace 4 meses soy madre por segunda vez y al mismo tiempo no para de correr, gritar y patalear un pequenio de 2 anios y medio, que verdaderamente consume toda nuestra paciencia y provoca en mi sentimientos que dan miedo, NUNCA imagine sentirme asi. A veces me pregunto -Pero en que bendito momento se te ocurrio a ti ser madre? Como esa cosa tan pequenia, genera en mi tanta frustracion y enojo? Y despues basta solo un gesto, un beso, para que ese coraje y cansancio que me provoca se desvanesca. Luego me replanteo lo que significa la maternidad mas alla de un amor y ternura infinita hacia los hijos. Es una confrontacion en su mas pura expresion, al tener la responsabilidad de un ser y lo que nosotros hagamos de el.
    Me queda claro que el tener un hijo es cosa de dos, el apoyo de una pareja es tan importante ( mi respeto a las madres solteras, yo no podria! ) para la relacion madre-hijo, a veces al final del dia cuando ya estamos en la cama y todo es silencio, nos vemos y decimos : Que? lo regalamos? Siiiiiiii!
    Ay no! Que seria de nuestra vida sin ellos!

  7. Pasate por mi blog un minutito 🙂

  8. Hola, pues a mi lo que me ha pasado con mi hijo es un poco parecido, aunque no es que no lo haya querido a primera vista, sino que el amor ha ido creciendo y creciendo con el paso del tiempo, a medida que el se ha ido haciendo mas personita y que la relacion entre los dos se ha ido estrechando… pero nunca me lo plantee como algo anormal o malo, al contrario lo he ido disfrutando, el hecho de sentir que mi amor por mi hijo es cada dia mas grande me hace sentir una mujer super feliz!!!!

  9. Pues si, colombiana total jajajaja.
    Leí tu post de las 101 cosas, creo que está bien hacerlo es una pequeña terapia.
    Por lo de el amor a primera vista, pues le escribí a Francoise diciéndolo que suerte la de ella porque la primera vez que realmente sentí que amaba a mi hija, tendría como 11 meses. Al principio era como una muñequita que tenía que cuidar. Poco a poco el amor fue creciendo hasta llegar a enamorarme.
    Sin embargo he tenido crisis, ya escribiré algo sobre eso.
    Por ahora un beso.

  10. A mí me ha pasado al revés, la primera vez que le vi lso ojitos a mi hija me enamore de ella, era el bebé mas lindo que habia visto , para mí era perfecta y mira que llegó por sorpresa, no fue nada buscado ni era el momento oportuno de tenerla. Aun así yo estaba loca con mi muñequita.
    Pero el tiempo pasó y mi hija creció(ya tiene 20 meses) y demostró tener muchas personalidad, mucho genio y ser muy inquieta. Estas tres cualidades en ocasiones hacen imposible tratar con ella y alli fue donde empezo mi desenamoramiento y mi frustación. aun asi por las noches cuando duerme y esta tranquilita me vuelvo a enamorar de ella cada día.
    un beso

  11. Es tan bonito todo lo que escribes…

  12. Me inspiraron uds dos a soltar eso mismo que tenía atravesado en el pecho. Las invito a pasar por mi blog

    GRACIAS POR ESE TEXTO

  13. Pingback: Ocho principios para una crianza con apego « Bogotown

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s