Entre la felicidad y la tristeza

Sigo feliz, muy feliz del gran logro del ejercito colombiano (a pesar de que algunos mamertos suizos creen que fue producto del pago-irrisorio por demás- de un rescate de US$20 millones).

 

 

Sin embargo tengo la infinita tristeza de haber tenido que despedirme de una amiga que se fue para siempre. Un terrible cáncer la venció. Ella, Aída, es la primera amiga que muere. No éramos tan cercanas; trabajamos juntas hace 10 o más años en el Ministerio de Hacienda. Era mi primer trabajo después de graduada, y la tuve a ella como compañera y fue ella quien me recibió con la paciencia de hermana mayor para explicarme cómo funcionaban las cosas en ese gran despelote. Cuando recuerdo esos tiempos, me lleno de nostalgia porque ese fue el trabajo en el más rico pasé, del que tengo aún hoy los mejores amigos, y bueno… siento que con su muerte se va un poco de mi historia.

 

 

Aida era una mujer de 55 años y estaba a dos de jubilarse. Tenía un hijo terminando la adolescencia y una hija comenzado la adultez. Era una mujer que inspiraba mucha paz, y por eso se le puso el apodo de sensei. La vi por última vez hace 3 meses cuando nos reunimos todos los que trabajamos en esa época en la oficina jurídica del Ministerio. A las pocas semanas le detectaron el cáncer y tuve muchas ganas de llamarla para decirle que la tenía en mi corazón. No la llamé, porque pensé que se iba a sentir muy incómoda. Hace una semana volví a pensar que era mejor llamarla, y lo dejé para después.

 

Ayer en la mañana una amiga me llamó a darme la noticia. Eran las 9 de la mañana. Al poco tiempo de haber recibido la noticia recordé que en la madrugada había tenido una sensación extraña. Estaba dormida y tenía la inmensa necesidad de despertarme, pero estaba pesada, no podía levantarme. Estaba acostada en mi cama y de repente sentí que entraba alguien a mi cuarto y me cerraba las puertas del clóset. Al rato me desperté porque ya mi  Bella se había despertado. Quiero pensar que fue ella, pero soy escéptica.

 

 

Hoy en la misa pensaba que tenía sentimientos contradictorios. Por un lado no creía que estuviera en la casa de Dios, ni tampoco creía en el rito en el que participaba; pero por el otro, estaba hablándole a Aída, como si estuviera escuchándome, y le decía finalmente adiós. Y después pedía (¿a quién?) que por favor nunca le fuera a pasar nada de eso a mi hija, que por favor nunca le fuera a pasar nada malo. Y (sé que todo esto suena muy confuso) quise pensar por un segundo que sí creía en Dios y que eso era suficiente para que a mi hija nunca le fuera a pasar nada. Sé que no es así.

 

 

Aída era creyente. Yo, por mi parte, no lo soy, pero sentí que sí le estaba hablando a ella. Quiero pensar que esté donde esté, todo el sufrimiento de los últimos meses ha desaparecido para ella; quiero pensar, también, que me estaba escuchando en ese momento en que yo hablaba para ella en la misa, sin ningún eco del dolor que sintió hasta ayer en la madrugada.

 

 

A mi amiga Aída… un adiós con un abrazo muy muy fuerte que no le alcancé a dar.

Anuncios

8 Respuestas a “Entre la felicidad y la tristeza

  1. SIneto mucho la pérdida de tu amiga, es muy duro perder a un ser al que quieres tanto.

    Yo tampoco soy creyente pero en los moomentos críticos también me da por rogarle a tampoco se quien que cuide a mi hija o que algo malo que está a punto de pasar no pase. Mi abuela siempre me dice: en los últimos momentos es cuando de te acuerdas de él (de Dios).

    Muchos besos

  2. Siento muchísimo la pérdida de tu amiga Aida. Qué triste.

    Estoy aquí para lo que necesites. Un besazo guapísima!

  3. Hola bonita, lamento mucho todo eso… son situaciones muy duras y a veces uno no termina de asimilar muchas cosas, sobre todo cuando es la primera vez que vives y sientes algo asi. Uno de mis mejores amigos, casi un hermano, fallecio hace 2 años y yo aun, a veces, sigo creyendo que esta en este mundo terrenal… en fin… espero que estos proximos dias de nostalgia y tal vez melancolia te traigan cosas buenas y para la familia de tu amiga espero que la vida los llene de fortaleza para superar el dolor.
    Un beso

  4. Es horrible perder a alguien cercano sobre todo cuando no hemos podido despedirnos en condiciones.
    Mucho ánimo.

  5. Lo siento mucho, es muy duro perder a alguien querido y muy dificil hacerse a la idea de que no estaran aqui nunca mas… espero que te estes sintiendo mejor, mucho animo!!!
    un abrazo fuerte

  6. SALUDOS A LA MAMA DE BELLA Y HOY AMIGA DE AIDA:

    Paso rato desde mi ñultima aparición-comentario en tu blog (Junio 25), sinembargo el buen hijo vuelve a casa, y aqui me tienes, en esta oportunidad quizás para no darte ánimo por la tristeza de perder una amiga de tiempo atrás, sino para decirte que yo también como tú me he cuestionado muhcas veces sobre la existencia de Dios y también sobr los formalismos y os rituales entratándose de la iglesia católica. Sinembargo, afortunadamente para mí, para mis esposo y para mis tres perlitas, conocí a Dios un día cualquiera no hace mucho tiempo, sin pretender sentar catedra de religión ni de moral, si te quiero comentar mi experiencia, sencillamente EXCEPCIONAL, fue grato saber que muchos como yo andabamos por ahí sin saber en que creer más que en lo que veíamos y palpabamos realmente (no en vano somos ambas abogada- pragmagticas), pero siempre tuve la sensación de que debía exisitir algo MAS algo que me llenara verdaderamente, algo que no me dejara sensación aún de vacio en mi interior, leí todo lo que tu te imagines desde ISHA OSHO LOU MARINOFF, PAUL PERARSALL siempre ne busca de algo más de la felicidad verdadera, del complemento perfecto. Hasta que encontré LO QUE ESTABA BUSCANDO Y MAS.
    CONOCI la existencia de un ser grande, más grande que tú y yo, más grande que la bella bella, más grande que mis tres flores daniela, luciana y valeria, más grande que mi mamá (que era la super mujer), más grande que el mejor paisaje, que el vino más exquisito, más grande que sencillamente es indescriptible, DIOS, una amiga (gracias sandrita) me acercó poco a poco a él, como? sin biblias en la mano, sin visitas largas, sin palabreria barata, CON EL TESTIMONIO de su propia vida y su propio matrimonio y hogar, y entonces yo por esa señal empecé a saber que cunado estás de lado de EL, haces la cosas que le agradan a EL, así mismo EL te recompensará.
    Piensalo, te lo dejo apra que lo reflexiones quizás este fin de semana, aunque creo que necesites más de 1 fin de semana para poder empezar a dar credito a mis palabras, de todas formas no se te olviden mis palabras de la forma en que una incredula como tú, en otra época recobro la fé que está dentro de cada corazón.
    Ojalá pudieras experimentar la dicha de sentirte extasiada en la presencia de DIOS como de hecho yo estoy en ese solle, y te cuento, no lo cambio por nada (todo ya tiene más sentido para mí)
    Suerte en tus reflexiones personalísimas.
    Abrazos

  7. SORRY!!!Disculpa y lo más importante que olvide decirte:
    QUE DIOS TE BENDIGA A TI, A M. Y A BELLA.
    QUE LA LUZ DEL SEÑOR SANTO EL, TE LLENE DERRAME Y COLME DE MUCHAS BENDICIONES SIEMPRE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s