Mi vida con M

El 6 de agosto de 2001 M y yo empezamos a salir. Nos habíamos conocido en agosto del 2000. Yo había llegado el día anterior de vivir en Australia durante algo más de un año. El se iba a vivir a Londres la semana siguiente. Nos encontramos en una fiesta en casa de un amigo, que durante ese tiempo que M estuvo en Londres, fue mi novio. En esa fiesta cruzamos un par de palabras, sobre todo acerca de los cambios por los que había pasado Bogotá, que para mí eran enormes. Era la alcaldía de Enrique Peñalosa, la construcción de Transmilenio, de puentes, andenes, parques…Bogotá estaba divina, y yo, que quería irme para siempre de esta ciudad que me tenía agobiada, al ver tanta belleza decidí quedarme y ser parte de ese maravilloso cambio (cambio que se acabó con los últimos dos alcaldes de Bogotá, pero eso es tema de otro post).

 Yo sabía de la existencia de M porque el era compañero y amigo entrañable de amigos míos de la oficina. Durante ese año que el estuvo estudiando en Londres, muchas cosas pasaron en mi vida, nada con él. Tuve algunos chicos, rumbié hasta más no poder, me instalé nuevamente en Bogotá, me encaminé profesionalmente… en fin. En ese tiempo, también, M y yo cruzamos un par de correos, ya al final de su estadía en Londres, y esos correos eran un poco dicientes, como que había una atracción oculta, pero nada clara.

 Cuando M llegó el último día de julio de 2001 a Colombia, yo fui con mis amigos, que también eran sus amigos, a una fiesta de bienvenida en casa de él. Ahí comenzamos a salir, pero fue el 6 de agosto (y me acuerdo porque era el cumpleaños de Bogotá) que comenzamos a salir de manera exclusiva, es decir, no volvimos  a salir con nadie más.

 En los primeros meses de relación (que suelen ser casi siempre los más bonitos y románticos), yo vivía en casa de mis padres, pero sin ellos, porque ellos vivían fuera del país. Yo entonces prácticamente vivía con M en casa de mis padres. Cuando mis padres decidieron regresar a Colombia, M y yo tomamos a decisión de que era el momento de independizarme definitivamente de mi casa y que buscaría un sitio para vivir “sola”, porque ya no estábamos para tener visita de sala. Así, un día antes de que mis padres regresaran en el 2002, yo me trasteaba para mi nuevo apartamento.

 Mi vida de soltera duró muy poco… algo así como una semana porque trascurrido ese plazo, ya la ropa de M iba llenando mi closet, el cepillo de dientes estaba permanentemente parqueado al lado del mío… en fin. Algo así como a los dos meses, decidimos que lo justo era empezar a compartir los gastos del apartamento 50/50.

 A los tres años de convivencia él me dijo que quería tener un hijo. Yo casi entro en shock… nunca había sido muy maternal, ni lo había tenido como un plan fundamental en la vida. Pero bue… dije. Me acerco a los treinta, tengo una relación estable, económicamente estoy bien, mi futuro laboral es promisorio… por qué no? Y entonces dejé de cuidarme sin mucho afán. Y como después de casi dos años de dejar de cuidarme no quedé embarazada, decidimos pensar en la adopción. A las dos semanas de nuestra primera conversación al respecto, quedé embarazada. Me enteré el primer lunes de puente de julio de 2006. La Bella nació en febrero de 2007.

 Llevamos  un poco menos de 7 años viviendo juntos. Somos un gran equipo. Tenemos más o menos las mismas metas e ideales, compartimos los mismos principios y hemos logrado obtener algunos logros maravillosos. El es un hombre maravilloso y las razones por las que me enamoré de él siguen estando ahí. El amor existe.

 No ha sido, sin embargo, una relación fácil. Ha tocado trabajar mucho en muchos aspectos y después de tantos años juntos, todavía nos falta trabajar en muchos otros. La llegada de la Bella ha sido un gran regalo, pero también se ha vuelto el gran reto de nuestra relación. Ya no tenemos tiempo para los dos, entre semana estamos cansados, el fin de semana es de ella, y así pasan las semanas y nosotros estamos cada vez más lejos.

 Se nos nota el cansancio y el agotamiento de la rutina, del trabajo, de la falta de magia. Últimamente las cosas no funcionan muy bien entre los dos. No es la primera vez que estamos en crisis, pero si es la primera vez que duramos tanto tiempo indiferentes ante esta situación. No hemos tomado medidas, y creo que ese cansancio nos  distrae un poco del objetivo que es solucionar problemas.

 Será que esto le pasa a todas las parejas? Será que hay parejas que logran superarlo? Cómo?

Anuncios

10 Respuestas a “Mi vida con M

  1. Estoy segura que le pasa a todas las parejas, a mi me pasará algún día, supongo, y aunque suene a tópico lo importante es que todavía exista amor… es decir, existe la palabra mágica. Superar una crisis supongo que pasará por sentarse a analizarla antes de que vaya minando poco a poco lo que tenéis entre los dos. No es fácil en general la convivencia ni tratar de mantener siempre viva la historia, pero saldréis de esta, seguro. Muchísimo ánimo, muchísima fuerza te mando, un abrazo enorme.

  2. Querida mía.

    Yo también suelo preguntarme eso, esas familias que se ven eternamente felices, tienen estos momentos de alejamiento???

    Aveces pienso que partiendo de el hecho de que la monogamia no es natural sino generalmente autoimpuesta por los humanos y la sociedad, el tener esos momentos en el que sientes, al menos yo, que no es que es falta de cariño… es algo más.

    Yo he vivido varias de esas crisis en las que he pensado que de pronto cada cual por su lado…. después ha sucedido que por fin se dan las cosas para que hablemos con honestidad y nos reencontremos.

    Será que para esto una necesita terapia de pareja? o es sentido común y ganas de alterar un poco la comodidad de la rutina.

    un abrazo

  3. Si A. a todas!! Nosotros pasamos todo como al reves, el comienzo fue muy duro, dificil, ya sabes dos culturas, dos idiomas, diferentes costumbres.. hasta para pelear era complicado porque para pelear hay que ser autentico y era dificil expresar lo que se siente en un idioma que no es el de uno (de lado y lado), yo mas de una vez pense que no iba mas.. sin embargo como tu dices, el amor estaba y era eso lo que nos mantenia juntos a pesar de las adversidades. Ahora con el pasar del tiempo, nos hemos vuelto mas calmados, menos tragicos, a veces seguimos teniendo pequenas crisis, pero ya no duran tanto tiempo, Luciano nos ha acercado muchisimo, pero el tema del tiempo en pareja es fatal!, Estamos muy cansados siempre, la cuestion sexual se ve limitada por cansancio, tiempo, etc etc etc…a veces a mi me da miedo que esto se vuelva muy fraternal, me entiendes? Yo insisto en seguirle poniendo magia y picante al asunto y el tambien, pero ser padres 24 horas y no tener alguien que se ocupe de Luciano nos tiene agotados mental y fisicamente.
    Yo creo que la base de todo es el realismo. Preguntarse consiensudamente: Quiero pasar el resto de mi vida con este man?. Quiero seguir construyendo un futuro con el? Si llegara alguien en este momento podria moverme el piso? seria algo real? Cuando las respuestas dislumbran un futuro prometedor con el personaje (esposo), solo queda trabajar, pero trabajar con amor, no como si fuera una tarea para pasar un examen, no se… hacer terapia (no necesariamente con piscologos y ese tipo de cosas), pero si buscar salidas “pedagogicas” al asunto, no se si me explico. Yo los envidio, cuando contabas que salian los fines de semana y con amigos… pfff pago por un dia asi de nuevo. Aprovecha esos momentos, reencuentrense, enamorense otra vez, denle lugar a la fantasia, a la magia, a la espontaneidad, como antes… pero sobre todo no dejen que la indiferencia se instale.
    Yo no se mucho de estos temas y tampoco quiero sonar fastidiosa la que se sabe todos los consejos, pero a nosotros nos funciono cuando pasamos los momentos mas dificiles, supimos encontrar la manera para reencontrarnos, volvimos a ser aquellos que eramos cuando nos vimos por primera vez.
    Un abrazo fuerte.

  4. Hola!

    Que bueno que este post no se te borró!

    No sabes lo que me alivia leerte y también los comentarios. Es que la blogósfera está plagada de parejas que se aman como en las películas… y me parece excelente que así sea, pero a veces comparo con mi relación de pareja y es bastante alejada de esos amores perfectos.

    Mira, a mi también me pasó hace un tiempo. Llegué a un momento en que ya daba todo por perdido, tenía un nudo constante en la garganta. Empecé a hablar, eso me sirvió mucho. Muchas veces terminábamos peleando, pero siempre nos hemos disculpado el uno con el otro, y en esas instancias era donde nos decíamos las cosas calmadamente, con mucha pena tal vez, pero con calma. Y así empezó a pasar el tiempo hasta que llegó un momento en que me volví a encantar. Ambos pusimos mucho de nuestra parte.

    A veces uno o el otro se queda callado por no empeorar o dificultar las cosas, no por indiferencia.
    Lo importante es hacerse cargo y creo que tú ya te diste cuenta de eso… es un buen comienzo.

    Sea como sea, es una linda historia 😉

  5. Yo creo que a todos nos pasa pero mucha gente se lo calla y quiere hacernos creer que todo es siempre rosa y nunca hay problemas. Mientras haya amor todo se puede superar, es cuestión de tiempo y diálogo.
    Un abrazo

  6. Bogotown, yo creo que eso son etapas, casi siempre se arregla pero a veces desgraciadamente no.

    Todas las parejas tienen problemas, es como una noria, la pareja va dando vueltas y vueltas como pasa en todos los aspectos de nuestra vida.

    Yo se que no soy la persona mas indicada para decir esto pq yo no supe arreglar mi relación, pero ambos debeis sentaros y hablar tranquilamente, solo hablar sin culpas ni reproches para intentar encontrar el problema. Una vez encontrado el problema buscarle soluciones, nadie dijo que fuera facil.

    Muchos besos y ánimo

  7. animo, y a conversar con el corazon en la mano, que la bella se merece los mas grandes esfuerzos que sus padres puedan hacer, hay dos cosas que yo siempre tengo presentes a la hora de un conflicto, una es que siempre se consigue mas con miel que con vinagre y otra es lo que dice piero en su cancion:

    vamos decime contame
    todo lo que a vos te esta pasando ahora,
    porque si no, cuando tu alma esta sola
    llora llora llora llora

    hay que sacarlo todo afuera
    como la primavera
    nadie quiere que adentro algo se muera
    hablar mirandose a los ojos
    saca lo que se pueda afuera
    para que adentro nazcan cosas nuevas…
    nuevas nuevas nuevas nuevas
    nuevas

  8. No te preocupes, creo que por esas fases pasan todos los matrimonios, yo solo llevo 3 años casada y sin niños, pero tambien hemos pasado momentos de indiferrencia, la mayor parte de las veces porque tenemos demasiadas cosas en la cabeza, y a veces relegamos cosas que damos por hechas.

    Pero como tu dices, si hay amor, entonces volvereis a encontraros, ya lo verás.

    Besitos a tu bella.

    Maria.

  9. Te puse mal mi dirección, ups 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s