Del televisor y las apariencias engañosas

Tengo una amiga muy querida en la oficina. Ella, de mi misma edad, tiene dos hijos hermosos, y un marido divino con el que vive una vida maravillosa hace 9 años. Esa es mi interpretación cuando los veo juntos.

Esta mañana se acercó con los ojos aguados a mi oficina, y con un café en la mano, me abrió su corazón y me dijo que era muy infeliz en su matrimonio. Su marido la reemplazó por el televisor.

Cómo así? le pregunte yo.

Pues así, me dijo ella; cuando llego a la casa el único que sale a saludarme es mi hijo (de 5 años). Mi marido no se despega del televisor, y cuando le hablo, tampoco deja de oír el televisor… lo odio (al televisor)

Y concluyó (después de un par de consejos sabios de mi parte, de esos que yo no soy capaz de aplicar en mi vida personal), que quiere salir de los televisores de su casa porque tienen a su familia alienados, hipnotizados.

Yo no sé si el problema de pareja de mi amiga y su esposo sea el televisor, o sean otros temas. Lo que si entiendo de esta conversación es (i) el televisor SI aliena a las personas, y lo se por que yo he sido en otros momentos de mi vida tele-adicta; y, (ii) las apariencias engañan.

Sobre el primer punto en mi casa contamos con la “ventaja” que M solo ve noticieros y ocasionalmente programas institucionales (consejos comunitarios principalmente). Esto, además de ser aburrido, me permite a mi dedicarme a hacer otras cosas más importantes, como estar con mi hija, o editar fotos en el computador, o leer un libro (pura paja, no hago nada, pero tampoco veo tele). Y como persona adulta y razonable que soy (a veces), en mi casa mi hija no ve televisor sino un máximo de 1 hora diaria (a veces, muy pocas, un poco más); un ratico por la mañana y un ratico por la noche. Esto le permite a ella dedicarse a actividades que formen un poco más, como jugar a encontrar parejas, o colorear, o jugar con plastilina, o, como ahora, jugar juego de roles (ella es caperucita roja y cualquier desdichado que esté cerca es el lobo, no malo, sino bueno).

En cuanto al segundo aspecto, creo que esto pasa con más frecuencia de lo que uno cree. Las familias son disfuncionales en su mayoría, y esto es así no porque tenga que haber un drag queen de papá y una mujer con fobia hacia los hombres de mamá. Es así simplemente porque somos seres humanos, porque muchos de nosotros arrastramos con los lastres de las conductas aprendidas en la infancia, por que cometemos errores, por que somos orgullosos, porque que sé yo. Pero lo cierto es que las apariencias engañan.

Bue…. reflexiones… nada más.

Anuncios

8 Respuestas a “Del televisor y las apariencias engañosas

  1. Bogotown! Mujer me encanta la brillantez de tu lectura, la lucidez con la escribes.

    El tele se enciende muy tarde (para ver alguna babosada distractora) o muy temprano (para ver noticias) el resto del día no hay en la casa. Nos a costado! Pero creemos que es mejor así.

    No satanizo el tele. Recurdo ver 10 minutos de Indiana Jones y luego jugar con mi hno tres horas a buscar el arca perdida por el jardín, la casa y hasta el barrio. He aprendido muchísimo del tele.

    Pero es cuando la tecnología nos aisla, en vez de unirnos, que es un problema.

    Lindo post!

    • Es cierto Nuria… el televisor es una gran herramienta, pero puede ser también un gran enemigo. Mucho depende de los contenidos que veas o permitas ver y de la manera como los padres, cuidadores o adultos responsables acompañen ese proceso.
      En mi caso, por ejemplo, personalmente detesto a Dora la Exploradora, principlemente porque nunca me ha gustado ver estigmatizados a los latinos como los que hablan spanglish.
      Sin embargo puedo entender las maravillas, en términos de metodología didáctica, que tiene este programa para los niños. Por eso cuando lo veo con mi hija, la acompaño a cumplir con las instrucciones del programa y estoy convencida que aprende.
      Otra cosa es lo que ocurre cuando llego a la casa y me encuentro con que la persona que cuida a A, pero que también arregla la casa, hace la comida, limpia el polvo, y no puede dedicarle todo el tiempo a A, la deja frente al televisor viendo Discovery Kids sin ningún acompañamiento. Creo en ese caso que el proceso de aprendizaje es distinto y creo también que por la edad que tiene mi hija ella debería recibir ese acompañamiento, así esté viendo discovery kids.. besos

  2. Tenés la razón. La televisión desune, aparta a la familia. En nuestro caso, los niños la ven solo una hora diaria y eso que hay días que ni la prendemos. Y ese día no nos hace falta!
    La televisión además crea necesidades en los niños y en los adultos y es hipnotizante.
    Que si enseña a veces, es cierto, por eso es importante escoger los programas que les dejamos ver a nuestros niños y guiarlos, no dejarlos solos,.
    El caso de tu amiga es triste… separados por un televisor.

  3. Cada uno toma las decisiones que considera como mejores. En casa vemos muchas películas, muchas. Todos disfrutamos sentándonos frente al tele, con mucho popcorn y algo que tomar. De la misma manera, disfrutamos de la música y está en el carro, en la casa, al levantarnos, al dormir, al no hacer nada.

    Todo con mesura es genial y divertido. Muchas cosas merecen explicacion previa, durante y después, como lo que ves en la tele, en la calle, en tu familia.

    Un abrazo,

    Lu

  4. Lo de las apariencias si es muuuuuy cierto, nadie sabe con la cruz que… que?? como era??? ah, bueno esos dichos que dice mi abuelita y que son muy sabios, pobrecita tu amiga, ojala el marido reaccione, debe ser terrible!!!!
    En cuanto al televisor, que te puedo decir, yo soy de las que esta en contra, pero lastimosamente cuando estamos en casa ultimamente permanece mucho tiempo encendido, pero que culpa tengo yo de que el Roland Garros, el tour de Francia y todos los eventos deportivos sean en la tarde? en esta casa somos fanes de todas las competencias deportivas y bueno, las vemos todas (cuando estamos en casa) ver es un decir, porque Luciano no deja, con una oreja ponemos medio cuidado y con el resto del cuerpo jugamos con el y hacemos el resto de labores propias de una casa. Por suerte este verano hemos salido mucho y casi no estamos en el dia en la casa. Para Luciano, basicamente hay dos programas que le dejamos ver, de esos para niños que les ensenan cosas, pero mas simple que Dora 😉
    El ver, ver lo que se dice ver, por ahi una hora al dia y ni siquiera. Y bueno, los domingos tambien nos vemos alguna peli animada, pero a el ni le importa.
    Sabes que me dejaste pensando en muchas cosas… D. y yo a veces tambien nos alejamos, cada uno agarra sea el tele o el pc y no hablamos en un buen rato…. voy a meditar y a contabilizar el tiempo que dejamos de hablar y tomare medidas…
    Un beso A.

  5. TOTALMENTE DE ACUERDO en cuanto a que las apariencias engañan!!!, eso pasa muy a menudo, por eso el refrán popular “caras vemos corazones no sabemos”.
    En muchas oportunidades vivimos presos del “que dirán” de la “apariencia” e hipocresía por ser lo que no somos “ego”, y terminamos proyectando una imagen totalmente distorsionada de nosotros mismos y por ende de nuestra familia u hogar, y los lastres que arrastramos de los que tú hablas en tu artículo, jamás se rompen por que el modelo defectuoso de malos hábitos lo terminana copiando nuestros ingenuos y pequeños hijos en su primera infancia, y luego te das cuenta que has creado un monstruo, al cual el opio de la T.v. lo afectó muhco menos que verte a tí o los padres en general esforazandose por demostrar siempre lo que no eran, y entonces cada vez que salían de paseo o al mundo exterior reflejaban una imagen equivocada de su realidad desviada.

    Es importante que nuestros hijos siempre y en todo momento no pierdan de vista quienes somos de donde venimos nuestros origenes verdaderos y así seguro les quedará más fácil enfocar sus vidas y saber para donde van.
    Saludos y Que Dios te Bendiga!!

  6. Hola!

    Ay, pobre tu amiga, debe haber estado bastante angustiada para abrirse así… ojalá pase, como tú dices, tal vez sea algo más allá del televisor.

    Bueno, acá igual vemos bastante más tele de lo que deberíamos. Eso si, tenemos un solo televisor en la casa, está en “la pieza de la tele”, y nos turnamos para ver lo que queremos. Me parece bien, porque como Gui no tiene hermanos, igual es una buena manera de acostumbrarlo a ceder ciertas cosas.

    Ahora que hace tanto frío, es mucho más fácil estar viendo tele abrigaditos.

    Varias veces me han ofrecido otro televisor, pero yo veo lo que le pasa a tu amiga, y la verdad no me parece tan difícil que así nos ocurriera.

    Besos 🙂

  7. Cierto lo de las apariencias, a mí me pasó con MI MEJOR AMIGA del colegio… solíamos salir los cuatro con el esposo de ella, para nosotros eran un matrimonio feliz y de un día para otro me llama diciéndose que se divorcia. PLOP!! uno nunca sabe lo que se cocina en otras casas, definitivamente.

    Y de la televisión, yo a veces siento que vemos muy poquita, jajaja, yo me pongo feliz cuando Gabi por fin se sienta aunque sea 15 min y pone atención a la tele, de resto es un trote por toda la casa que deja exhausto a cualquiera. No veo la hora en que pueda ver una película completa! Pero a ella no le gusta mucho. Y nosotros ponemos Warner por las noches y dejamos las series light de fondo, pero realmente charlamos, comemos o tomamos algo. Lo que sí puede llegar a separarnos y quitarnos tiempo en familia es el computador. Creo que esees el verdadero satán de esta casa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s